Atlantis en tiempo de Sismos

Atlantis en tiempo de Sismos

Si es que algún día Atlantis existió, por tanto, Atlantis pereció. Esto es una cadena de hechos que se suceden cada cierto tiempo sobre la faz de la tierra, imperios que florecen e imperios que desaparecen, sería difícil hablar sobre estos hechos sin embargo de esto hay miles de evidencias, de imperios como la antigua Roma, Grecia, Troya, Esparta, Mesopotamia, Egipto, los Sumerios, los Minoicos, los Indos, tanta evidencia y tan antigua que los mismos historiadores, arqueólogos y antropólogos desconocen como clasificar, y que han terminado por hacer de esto una sopa de letras, un cúmulo de información desordenada y errónea que ahora mismo tendríamos que descartar, si es que quisiéramos conocer la realidad histórica.

Sin embargo esto es un hecho, Atlantis existió… y pereció, tragada por las aguas, como mencionan los diálogos de Platón en “Critias”, considerado un sabio, Platón es uno de los pocos cronistas e historiadores de su tiempo que permanecen en la literatura de tiempos antiguos y que son muy fáciles de descartar y de tomar como si de fábulas se tratara, al ser tan escasa la información de esos tiempos también, es muy fácil, caer en la tentación de desechar la historia antigua y confiar en lo que nuestro amado y queridísimo Dios Darwin ha afirmado sobre la humanidad, que somos primates que aprendimos a hablar y que nuestra historia es tan corta y se limita a lo que en nuestros libros lo registran, que nuestras herramientas y evolución se basó en las piedras que nuestros antepasados cavernarios tuvieron la gracia de moldear bajo la llama de una fogata improvisada.

Claro que es fácil de entender a Darwin, observando que sus afirmaciones se basan en las mismas bases de la ciencia actual, el empirismo, que sobre suposiciones y hechos comprobables de forma empírica se vuelven ley firmada con sangre y de la que pocos se atreven a cuestionar. No me gustaría ser Darwin quien carga con el karma de tales afirmaciones que impactaron la concepción de las religiones, la ciencia y limitaron el avance evolutivo programado para el ser humano. Hablaremos más adelante de esto, ya que es todo un tema controversial y que son fibras sensibles que todo científico requiere de anestesia para poderle tocar y descifrar.

Atlantis, a la par de otros famosos lugares como Pompeya y Herculano, históricamente destruidas por la explosión del monte Vesubio en Italia, también fue destruida por hechos naturales, hechos que de la misma forma fueron causados por agentes externos a la salud terrestre, Atlantis fue azotada por sismos, terremotos regulares que se fueron haciendo cada vez más aceptados por sus habitantes, como si de un paso de la moda se tratara, como cuando una noticia es trasmitida tantas veces que pierde su innovación y encanto, así fueron ignoradas las señales que indicaban que el fin de Poseidonis, la capital atlante, se acercaba de forma brutal.

Siempre que hay una tendencia ya sea en los medios noticiosos, electrónicos, o por causas de eventos naturales, dícese de sismos, huracanes, volcanes en erupción, nuestras conversaciones diarias se ven impulsadas a comentar sobre estos temas, buscar eventos históricos, literarios y noticiosos que nos mantengan circulando mentalmente sobre los mismos eventos, el síndrome del inconsciente colectivo, acuñado por Karl Jung, para definir esos eventos de la psique humana que son complicados de explicar por la ciencia, que pasan de ser un mero morbo y necesidad de estar a la moda o la vanguardia en cuanto a lo que todos hablan, sin embargo, comúnmente algo hay detrás del mero morbo social por informarse.

Nuestro mundo, por si no lo hemos notado, se encuentra atravesando una crisis convulsa, una enfermedad virulenta de la que intenta afanosamente deshacerse y que está conformada por un virus mortal de la cual no existe cura, el ser humano. Así como de cuando en cuando nuestras defensas bajan y nos predisponemos sin querer a las enfermedades, así  la tierra, cada ciertas eras, tiende a caer en esa depresión causada por la involución de sus especies, la degeneración de su salud y el decaimiento y enfermedad, como consecuencia.

Suena a fantasía, pero es un hecho, la tierra avanza en medio de una crisis de salud, ¿cuáles son sus síntomas? El aumento de la actividad volcánica, incremento de los sismos a nivel global, aparición de los grandes huracanes y tifones que amenazan con cambiar de forma definitiva el sistema climático que conocemos, el deshielo de los polos, la pérdida de las selvas y bosques, las sequías y hambrunas, nacimiento de nuevas enfermedades así como muchos otros etcéteras.

Revisar la historia, aún las fábulas como muchos podrían llamar a Atlantis, es una obligación de la humanidad, como la frase malamente atribuida a Napoleón “Aquel que no conoce la historia, está condenado a repetirla”.

Obviamente la relación con Atlantis y toda esa gama de civilizaciones que perecieron, es el tema que nos ocupa, ¿qué estamos haciendo para prevenir que nos ocurra a nosotros?, las civilizaciones actuales, que a pesar de este boom en el tecnología no estamos haciendo casos de esas señales de nuestra madre tierra, Gaia no tiene voz o alguna forma que podamos entender, sin embargo no podemos obviar sus llamadas de auxilio, y tenemos que estar atentos.

Se dice que Atlantis pereció después de dichos llamados de auxilio, sus pobladores eran lo suficientemente avanzados como para no entender esos clamores de la tierra, sin embargo fueron falsamente engrandecidos por esos afanes científicos, empoderados por su lujuria de poder y de conocimiento, que los hacía sentirse más allá del bien y del mal, se dice que después de algunas señales, sucedió de pronto, una explosión tan grande que todo el centro de Poseidonis sucumbió sobre sí misma, como una implosión inesperada que fue sucedida por enormes maremotos, volcanes en erupción y movimientos de tierra. Sus cimiento sin embargo, pudieron permanecer, así como algunos de sus vestigios, miles de personas fueron sumergidas, tragadas por la tempestad, y las hermosas laderas con sus plateadas columnas y domos dorados fueron tragados de forma definitiva, para no volver a resurgir, sino hasta milenios después.

Eran tan vastos los dominios de esta civilización que gran parte de su población tuvo la oportunidad de permanecer, solo para sobrevivir a las catástrofes globales que se dieron a razón de esto.

Llegado el momento, la historia revivirá y serán ensalzados nuevamente esos pobladores de la Atlántida que lograron tales  avances que libros enteros podrían ser escritos para reseñar su vasta historia.

Síganos leyendo para ser parte de la revisión paso a paso de la crisis Atlántica y podamos entender temas ligados a las placas tectónicas, trasformación, su cultura y sus castas, la música y las artes que se vivieron de forma tan amplia en estas tierras Atlantes.